El verano ya ha venido y con él las cremas solares. La luz solar es esencial para la producción de vitamina D pero, antes de correr a bañarnos a la luz del sol, debemos proteger nuestra piel.

Y es que no debemos olvidar que hay un riesgo real derivado de mucha exposición solar, y es una de las mayores causas de cáncer de piel. Así que la mejor manera de dar ese toque de color a nuestra piel es dando a nuestro cuerpo todo lo necesario para poder protegernos de los rayos de forma segura.

 

La mejor crema

 

Asegúrate que tu crema tiene una crema que contenga nivel 30 o mayor de factor de protección solar (SPF). A mayor número de SPF, más protección. 

 

Además, si puedes elige una crema de amplio espectro, que proteja de los rayos UVA y de los UVB. Todos los productos de protección solar protegen de los rayos UVB, principales causantes de las quemaduras y cáncer de piel. Pero no todas protegen de los rayos UVA, que contribuyen también al envejecimiento prematuro y al cáncer de piel. 

 

Algunas opciones que podemos encontrar en el mercado y cumplen estos requisitos pueden ser:

 

Weleda Edelweiss Loción Solar Pieles Sensibles






Una crema ideal para niños y adultos. Su fórmula libre de perfumes la hace apta para todo tipo de pieles, incluyendo aquellasmás sensibles. Su íncreible resuistencia al agua, así como a los rayos UVA Y UVB la hacen una opción ideal 

 

Dead Sea Spa Magik Protector Solar

 

No sólo actúa contra los rayos UVA y UVB, sino que tiene una fórmula anti-envejecimiento y rica en minerales. Su alto factor de protección y su resistencia al agua de hasta 8 horas harán las delicias de quiénes gustan disfrutar de largas horas de playa.

 

Para las quemaduras

 

Lo mejor para vencer a las quemaduras solares es evitar que nuestra piel se queme. Por ello, recuerda usar factor de protección solar y evitar salir cuando el sol esté más fuerte. Además, recomendamos aumentar la exposición a los rayos solares gradualmente cada día para evitar quemarte.

 

Sin embargo si, aún así, te quemas lo más importante es tratar de calmar el área afectada con agua fría y aplicar un gel de aloe vera o de caléndula.  El aloe vera ayuda a mantener nuestra piel hidrata, mientras que la caléndula puede calmar cualquier enrojecimiento y aliviar la molestia.

 

Y si tienes alguna duda o necesitas más información sobre proteger tu piel en verano, contáctanos. En Holland and Barrett estaremos encantados de ayudarte e informate en todo momento. ¡Disfruta del verano protegiendo tu piel!