Placeholder Fortalece Tu Sistema Inmunológico Durante el Embarazo: 8 Consejos Prácticos Holland & Barrett

Inmunidad: 8 formas de apoyar tu sistema inmunológico durante el embarazo

Inmunidad: 8 formas de apoyar tu sistema inmunológico durante el embarazo

Cuando estás esperando un bebé, tu cuerpo experimenta algunos cambios importantes, especialmente en lo que respecta a tu sistema inmunológico, que necesita trabajar duro para mantener saludable tanto a ti como a tu hijo no nacido.

Aquí, delineamos ocho formas prácticas de apoyar tu sistema inmunológico durante este emocionante viaje. Nos sumergimos en los detalles de la dieta, el sueño, el estrés y los suplementos en el apoyo al sistema inmunológico. 8 formas de apoyar tu sistema inmunológico durante el embarazo

Apoyar el sistema inmunológico durante el embarazo es crucial para el bienestar tanto de la madre como del bebé en desarrollo. Aquí hay algunos consejos generales para mantener un sistema inmunológico saludable durante el embarazo:

1.Mantén una dieta equilibrada

Comer una dieta equilibrada y nutritiva que incluya una amplia variedad de frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables significa que estarás proporcionando a tu cuerpo todas las vitaminas y minerales esenciales que necesitas para mantenerte en forma y saludable durante todo tu embarazo.

Reemplazar los alimentos altamente procesados por alimentos integrales saludables es una excelente manera de asegurarte de obtener un equilibrio de nutrientes de alta calidad en tu dieta. Ingredientes "súper alimentos" como la col rizada, la quinoa, las legumbres y las bayas son ricos en nutrientes y particularmente conocidos por apoyar tu inmunidad durante el embarazo. Y puedes endulzar tu día con miel de Manuka natural, que simplemente sabe deliciosa.

Trata de no restringir ningún grupo alimenticio particular de tus planes de comida, así que incluye carbohidratos, lácteos (si los consumes) y grasas saludables siempre que sea posible.

2. Mantente bien hidratado

La hidratación es muy importante para la salud en general. Sin embargo, es aún más importante mantenerse al tanto de la ingesta de agua durante el embarazo, ya que los estudios han demostrado que el aumento del consumo de agua pudo disminuir las probabilidades de algunos defectos de nacimiento, y un estudio en Indonesia que involucró a 38 mujeres embarazadas mostró que la deshidratación podría resultar en un peso al nacer disminuido.

Mientras se alienta a todos a beber alrededor de 1,450 ml a 2,800 ml de agua todos los días, a la mayoría de las mujeres embarazadas se les recomienda aumentar esto en alrededor de 300 ml. Esto variará según cada individuo según su peso y otros factores; consulta con tu médico si no estás seguro de cuánta agua deberías estar consumiendo.

3. Considera tomar suplementos

Si bien una dieta equilibrada debe ser tu principal fuente de nutrientes durante el embarazo, los suplementos son una manera segura y rentable de ayudar a apoyar la inmunidad durante el embarazo, especialmente si evitas ciertos grupos de alimentos debido a necesidades dietéticas.

Algunos suplementos clave que debes considerar tomar durante el embarazo incluyen: hierro, calcio, magnesio, omega 3 para apoyar el desarrollo del bebé, y vitaminas D y C para funciones inmunológicas generales. Puedes suplementar cada una de estas vitaminas individualmente, o tomar suplementos prenatales específicos para cubrir todo lo anterior (y más).

Es importante consultar con tu médico de cabecera antes de incorporar cualquier suplemento en tu rutina durante el embarazo.

4. Haz ejercicio regularmente

Si estás embarazada sin complicaciones y a menos que tu médico te haya indicado lo contrario, entonces hacer ejercicios aeróbicos y de fuerza regulares y moderados es una excelente manera de mantenerte en forma y saludable.

El ejercicio puede ayudar a mejorar la circulación, reducir el estrés, disminuir la inflamación sistémica y mejorar la inmunidad general, todo lo cual puede ser beneficioso para la salud y el bienestar tanto del bebé como de la madre. 

5. Duerme lo suficiente y de calidad

El sueño juega un papel crucial en la regulación de nuestro sistema inmunológico. El sueño, especialmente la fase profunda conocida como sueño de ondas lentas, puede aumentar la respuesta inmunológica del cuerpo, ayudando en la redistribución de células inmunológicas importantes y aumentando la producción de ciertas sustancias de señalización inmunológica.

No solo eso, sino que, para las personas embarazadas en particular, se ha relacionado la baja calidad del sueño con una menor calidad de vida relacionada con la salud e incluso puede llevar a labores más largas y a un mayor riesgo de necesitar una cesárea, lo que muestra que hay muchos beneficios en obtener un sólido sueño de ocho horas cada noche.

Si te sientes incómoda o tienes dificultades para dormir bien, el NHS tiene algunos buenos consejos sobre posiciones de sueño amigables para la barriga y remedios para el insomnio que puedes probar.

6. Trata de manejar los niveles de estrés

Los estudios han demostrado que el estrés, especialmente el estrés prolongado durante un período prolongado, puede conducir a la desregulación inmunológica, lo que puede aumentar el riesgo de enfermedad y empeorar las condiciones existentes.

Durante el embarazo, el estrés incluso podría tener un efecto negativo en el desarrollo del bebé. Por eso vale la pena mantener tus niveles de estrés bajo control con técnicas calmantes como la respiración profunda, la meditación, el yoga u otros métodos de relajación.

Aunque esto es particularmente importante durante el embarazo, es una buena práctica de vida para mantener el bienestar continuo; obtén más información sobre cómo lidiar con la ansiedad en esta guía. 

7. Mantén alejados los gérmenes

Mientras tu sistema inmunológico trabaja arduamente para mantenerte a ti y a tu bebé saludables durante el curso de tu embarazo, puedes hacer tu parte para ayudarlo lavándote las manos regularmente y evitando el contacto cercano con cualquier persona que parezca enferma, siempre que sea posible. 

8. Mantente al día con las vacunas

A medida que tu sistema inmunológico cambia durante el embarazo, es probable que seas más susceptible a las infecciones. Asegurarte de recibir todas las vacunas recomendadas en cada trimestre significa que es menos probable que te enfermes al mantener tu sistema inmunológico fortalecido de la manera correcta.

El NHS actualmente recomienda recibir tus vacunas contra la gripe, la tos ferina y el COVID-19 para obtener la máxima protección tanto para la madre como para el bebé. Habla con tu médico para obtener un calendario completo de vacunación que necesitarás. 

¿Qué es la inmunidad?

La inmunidad se refiere a la capacidad del cuerpo para resistir o defenderse contra microorganismos dañinos, como bacterias, virus y parásitos, así como otras sustancias extranjeras.

Tu sistema inmunológico es una red compleja de células, tejidos y órganos, todos los cuales trabajan juntos para mantenerte saludable y bien. Si tu cuerpo fuera una fortaleza, la inmunidad sería un equipo de superhéroes que lo protege de los gérmenes.

Hay dos tipos de inmunidad:

  1. Inmunidad innata: este es el sistema de defensa con el que naces y es la primera línea de defensa de tu cuerpo contra los gérmenes que ingresan al cuerpo. Esto incluye partes externas de tu cuerpo como la piel y las membranas mucosas, que evitan que las infecciones se establezcan. También incluye sistemas inmunológicos más internos, como células defensivas que pueden ayudarte a desarrollar fiebre o hinchazón, que son importantes para combatir una infección.
  2. Inmunidad adaptativa: este tipo de inmunidad se desarrolla a lo largo de la vida a medida que el cuerpo está expuesto a varios patógenos. Increíblemente, aprende y 'recuerda' encuentros anteriores con patógenos y los combatirá con respuestas cada vez más eficientes si te expones nuevamente. Esto incluye anticuerpos, linfocitos T (células T) y linfocitos B (células B).

¿Cómo afecta el embarazo a tu sistema inmunológico?

Como cualquier persona que haya pasado por un embarazo sabrá, el cuerpo experimenta una amplia gama de cambios complejos a lo largo de los nueve meses (¡y más allá!). Esto también se aplica al sistema inmunológico, que cambia para apoyar al feto en crecimiento y para proteger al progenitor embarazado de infecciones.

Los principales impactos que el embarazo puede tener en el sistema inmunológico incluyen:

  • Supresión de la inmunidad: durante el embarazo, el sistema inmunológico está algo suprimido para evitar que ataque al feto en desarrollo, que lleva antígenos extraños del padre. Esto no es un apagón total, pero más bien una desaceleración y reequilibrio para ayudar a mantener al bebé seguro y dejar que el embarazo se desarrolle sin problemas.
  • Cambios en las células inmunológicas: el embarazo conduce a un cambio en el número y funciones de una variedad de células inmunológicas. Por ejemplo, hay un aumento en las células T reguladoras, que ayudan a mantener la tolerancia inmunológica y evitan que el sistema inmunológico ataque al feto.
  • Influencia hormonal: las hormonas, particularmente la progesterona y el estrógeno, juegan un papel significativo en mantener el sistema inmunológico bajo control durante el embarazo, ayudando a crear el mejor ambiente para que crezca el bebé.
  • Mayor susceptibilidad a infecciones: si bien el sistema inmunológico está cambiando para mantener seguro y saludable a tu bebé, podría significar que tienes más probabilidades de contraer enfermedades. Por ejemplo, las infecciones respiratorias como la gripe pueden ser más comunes y graves en personas embarazadas, y puede haber un mayor riesgo de complicaciones.
  • Protección contra ciertas infecciones: por otro lado, el sistema inmunológico también trabaja para proteger tanto a la madre como al feto de ciertas infecciones. El sistema inmunológico puede ser más receptivo a ciertos patógenos para garantizar el bienestar del individuo embarazado y del niño por nacer.

Conclusión

Recuerda, durante el embarazo tu cuerpo está experimentando una experiencia transformadora, adaptándose constantemente, protegiendo y asegurando el mejor entorno posible para el crecimiento de tu bebé. Puedes ayudar a tu inmunidad en el embarazo con una dieta saludable, mucha agua y priorizando tu propio bienestar durante cada trimestre, ya sea mediante el manejo del estrés o el sueño.

Es importante tener en cuenta que las necesidades individuales de salud pueden variar y las recomendaciones pueden diferir según condiciones de salud o circunstancias específicas. Por lo tanto, las personas embarazadas siempre deben consultar con sus proveedores de atención médica para obtener consejos y orientación personalizados adaptados a su situación única.

Qué leer a continuación

Cómo usar los aceites de masaje

Cómo usar los aceites de masaje

Desde la ansiedad hasta el dolor muscular, el masaje puede ayudar a...
Causas y síntomas de la ansiedad

Causas y síntomas de la ansiedad

¿Te sientes ansioso? No estás solo. Se estima que 1 de cada...
8 maneras de ser amable contigo mismo

8 maneras de ser amable contigo mismo

Siempre estás ocupado cuidando de los demás, pero ¿estás prestando suficiente atención...
7 beneficios del aloe vera para el cabello

7 beneficios del aloe vera para el cabello

Ahhh, aloe vera, este ingrediente por sí solo es responsable de tantas...
domingo,lunes,martes,miércoles,jueves,viernes,sábado
enero,febrero,marzo,abril,mayo,junio,julio,agosto,septiembre,octubre,noviembre,diciembre
No hay suficientes ítems disponibles. Solo quedan [max].
Agregar a favoritosRevisar favoritosRemover favoritos
Bolsa de compras

Tu bolsa de compras está vacía.

Return To Shop

Agregar notas a la orden Editar notas de la orden
Estimar envío
Agregar un cupón

Estimar envío

Agregar un cupón

Tu código de cupón se aplicará en el checkout